Diálogo entre comunidades educativas de Polonia y España por la inclusión de la diversidad

Un grupo de 45 profesores y profesoras de distintas regiones de Polonia han visitado Málaga estos días para conocer nuestro programa educativo en apoyo de las personas migrantes. Durante una charla en el colegio San José de Calasanz, donde brindamos apoyo a educativo a menores por las tardes, les hablamos cómo abordamos la acogida, la integración y la normalización de los niños y niñas en un trabajo conjunto con los profesores del colegio.

Este encuentro entre comunidades educativas para compartir experiencias y diferentes perspectivas en torno a la gestión de la diversidad se enmarca en uno de los objetivos principales del proyecto Comunidades de Hospitalidad, que persigue generar espacios de diálogo entre personas de diferentes orígenes que normalmente no coinciden en el día a día para hablar sobre temas de interés común y aportar diferentes perspectivas que enriquecen el debate y el aprendizaje colectivo.

Aprovechamos para explicarles la labor de Málaga Acoge y sus valores principales, además de los testimonios de varias personas a las que apoyamos: Jamila, madre de Salma, una de las niñas que participa en nuestro programa de refuerzo educativo y las hermanas sirias Taim y Tasmen, de 17 y 19 años.

«Nosotros hemos apostado por la integración», expuso Lucas, quien considera que la escuela debe ser un reflejo de la sociedad diversa.  Por su parte, Amparo explicó el programa educativo que realizamos con familias en Málaga, Fuengirola y Axarquía con refuerzo educativo y colonias en periodos de vacaciones.

Para contar el primera persona el apoyo que brindamos intervino primero Jamila, que llegó a España en 2001 sin hablar «nada de español». Su hija Salma es una más entre los niños y niñas que atendemos en las tardes de refuerzo educativo en Málaga Acoge, ayuda que le permite, dice, tener tiempo para trabajar y estudiar en la escuela de idiomas árabe y español.

«¿Cómo ve su futuro?, le preguntó a Jamila uno de los participantes . «Seré intérprete o profesora de árabe y ayudaré a Salma a acabar sus estudios», respondió la mujer.

Las hermanas Taim y Tasnem contaron cómo llegaron desde Turquía con sus hermanas mellizas pequeñas y sus padres , sin conocer el idioma -«sin saber decir ni hola»- y cómo la asociación les ha apoyado con el refuerzo educativo. «Mis hermanas pequeñas están ya en 5º de primaria y hablan perfectamente español. Ahora podemos ayudar a nuestros padres».


Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *